top of page

Entradas del foro

milliecevasco
07 jun 2020
In Discusiones generales
En el nuevo periodo de gestión del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, iniciada a partir del 10 de diciembre de 2019, su titular Horacio Rodriguez Larreta, como así también el Vicejefe de Gobierno Diego Santilli, debieron ocuparse, rápidamente, de las nuevas problemáticas que generarían las nuevas autoridades nacionales, ante la reducción de partidas, lo cual se iba a traducir en menor seguridad, menor inversión en infraestructura, menos recursos para educación, etc. Ahora bien, transcurridos los dos primeros meses del nuevo periodo y, poco antes de que la pandemia por el Covid 19 fuera declarada por la OMS, ya la gestión gubernamental de CABA, había girado su atención en lo que se vendría después. Es que estaba preocupada y, ocupada, en recibir a los ciudadanos del exterior para conducirlos a la cuarentena que ya se sabía que debíamos aplicar, y en hacer el seguimiento de los contactos de familiares y/o amigos para evitar la propagación del virus. Consecuente con ello, con la colaboración del Dr. Fernan Quirós elegido en el área de la salud, adoptaron un trabajo de cooperación con el Gobierno Nacional, para encaminar la salud pública a un estado óptimo, dentro del grave contexto socioeconómico actual, y lograr la mejor forma de “testeo” para captar los posibles casos de infectados. Asimismo, se preparó en conseguir hoteles que pudieran albergar a los vecinos de la Ciudad, dándoles contención habitacional y alimentaria, con control médico para que pudieran transitar la cuarentena de la mejor manera posible (tal como ocurrió apenas arribó el Ferry desde la República Oriental del Uruguay, que llegaba con un “infectado de coronavirus” y los tripulantes pudieron ser derivados sin mayores dificultades). Luego de pasada la primer quincena del aislamiento obligatorio, se introdujo el programa Mayores Cuidados, que fue muy cuestionado en sus inicios, pero que tal como se pudo comprobar, por el formato de asistencia seleccionado y llamados telefónicos efectuados, fue rápidamente reconocido por sus destinatarios como favorable. Actualmente, se agregó a dicho plan: asistencia psicológica, programa de vacunación a domicilio, se mejoró el sistema de “delivery” para la adquisición por parte de los destinatarios, de los bienes y/o servicios que requieran. También se trató de atender los reclamos económicos, por lo que se consensuó con el Gobierno Nacional, primero la posibilidad de lograr la apertura de comercios con modalidad de venta “take away”, es decir con entrega personalizada o a domicilio, y ahora una apertura comercial y de medidas incipientes de esparcimiento. En su lugar, Alberto Fernández adoptó un criterio paternalista de cuidado, que en nada se cristalizó, a la luz de la eficiencia puesta de manifiesto en la Ciudad. Si bien, en un inicio dispuso la creación de nuevas camas, que sin médicos capacitados y respiradores, no garantizaban demasiado, lo cierto es que, ni su discurso ni, el proceder del Gobernador de Buenos Aires adoptaron rápidamente medidas similares e inmediatas en el ámbito provincial. Vemos así, que en el territorio bonaerense el gobernador decidió cerrar los lugares infectados, en lugar de trasladarlos y darles contención asistencial, tal como lo hace el gobierno de Rodríguez Larreta. Queda claro, que el interés en la eficiencia, en la mejor manera de inversión del dinero público, y en materia de seguridad, marca caminos sustancialmente diferentes, más allá de los riesgos asumidos ante la posibilidad de que los posibles infectados supere la capacidad hospitalaria. Lejos de hacer comentarios políticos, de tinte “popular” y demagógicos, el Presidente de la Nación Alberto Fernández, como así también el gobernador Axel Kicillof, deberían agradecer tanto a los funcionarios de CABA, como a los vecinos de la Ciudad, pues es sabido que los aportes impositivos en materia sanitaria siempre estuvo dedicado a suplir las falencias que históricamente tuvo el sistema de salud provincial. Además, bien vale señalar, las mejoras producidas por María Eugenia Vidal, en apenas cuatro años, en más de 200 salitas médicas, en los barrios e intendencias provinciales, como así también en las Guardias Hospitalarias; más la logística creada por el SAME -con ambulancias equipadas para urgencias-. Entender que el bien común lo construimos entre todos, sea por la pandemia del Covid 19 o por cualquier otro objetivo de interés general que se promueva, es un valor adquirido, del cual no podremos apartarnos. En el marco de la ley, de la igualdad y de la libertad, nos hace sentir orgullosos los resultados, que hasta ahora se vienen obteniendo en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, pues pobres y ricos todos somos tratados de igual manera. Gracias a la actual gestión, a los jóvenes que participan de voluntarios y a todos los vecinos, que formamos parte. María Emilia Cevasco. abogada. Coordinadora de Banquemos Justicia, CABA.
Gestión Larreta-Santilli Vs. Gobierno Nacional, en términos de politica sanitaria, ante el Covid-19. content media
0
1
14
milliecevasco
24 may 2020
In Discusiones generales
La reflexión final a la que arriba Jorge Fernández Diaz, en su editorial “Como ser progre sin ser tonto o un miserable” -Diario La Nación, domingo 17/5/2020- la transcribo por su elocuente claridad “…Los españoles deberían darse una vuelta por Buenos Aires y recorrer concienzudamente La Matanza, donde el peronismo que admira Podemos ha gobernado de manera ininterrumpida desde 1983. Viven allí más de dos millones de personas. Conviene traer chaleco antibalas y estar preparado para emociones fuertes. Si el propio Perón se despertara de su largo sueño, se asombraría al comprobar cómo sus herederos han construido un paraíso de pobreza y de miseria, barrios sin cloacas, escuelas deficientes, un sistema de salud precario, clientelismo obsceno, empleo en negro, desocupados en masa y gánster del narco. Socialismo del siglo XXI. En tiempos de populismo y de pandemia, cunden los mitos y las mentiras, y también los golpes de mano, sobre todo con una dirigencia de gen autoritario, que en la oposición usa la libertad y en el poder tiende a socavarla “Sin libertades -dice Escohotado- somos un rebaño pastoreado por hienas” Una vez más tiene razón.” Dichas palabras del encomiable periodista, pone de manifiesto una verdad que nadie de buena fe puede desmentir, pues se trata de una realidad innegable e imposible de ocultar. Socialdemocracia, a mi juicio, puso en jaque los valores de occidente que promovieron siempre el progreso, y los derechos fundamentales del hombre. Tal afirmación, obedece a que dicha concepción politica pone énfasis en los derechos colectivos, en el afán de generar una sobreprotección de derechos sociales, y al Estado benefactor por encima del individuo. Transforma la visión de la realidad a través de la ideología, interviene en la educación y marca el camino de producción, exacerbando los acuerdos sindicales, por encima de los acuerdos entre los particulares y sobredimensiona el interés social sobre el particular. Por ello no me sorprende la mutación ideológica hacia el nacionalismo fascista o de izquierda, debido a que fue apropiándose de la conciencia colectiva, y que no nos permite discernir, entre lo “racional y productivo”, de lo que es “emocional y destructivo” debido a que la clase política busca medidas efectistas, para justificar el despilfarro público, generando más cargas impositivas, y sometiendo al individuo bajo su poder. El progresismo, en sus orígenes, se transformó en populismo, al abandonar los principios liberales que le dieron al hombre su verdadera dignidad. Ello así, porque a la hora de hacer gestión se adoptaron mecanismos económicos voluntaristas, con sumisión a las reglas Keynesianas y que han llevado a las sociedades al fracaso. El monetarismo sin restricción y el sostenimiento de la “clase políticas” -tecnócratas del poder- conducen inexorablemente a procesos inflacionarios y al desinterés en la producción. Cuando nos olvidamos que la filosofía liberal del Estado de Derecho, que ubica en el centro de su concepción la “libertad” y la “razón” que caracteriza al hombre; cuando nos olvidamos que la libertad y la ética van de la mano; que la ley es el límite al poder, y fija las pautas de convivencia; antes o después, nos daremos cuenta que hemos perdido la libertad, la razón colectiva y que los resultados en la gestión para generar riqueza son magros, cuando no destructivos. Ahora bien, la pasión puesta al servicio del bien común encuentra su correlato en la gestión, que se trasluce en devolver al hombre su dignidad. Así, los países donde el hombre puede desarrollar su actividad, logra satisfacer sus necesidades con lo recaudado con su trabajo, además de darle satisfacción personal, logra una mayor producción y movilidad social ascendente -tal como ocurrió cuando llegaban los inmigrantes a nuestras tierras, en busca de libertad y trabajo luego de sufrir las iniquidades de la guerra-. En consecuencia, observamos que aun cuando las banderas populistas den la apariencia de ser humanistas o progresistas, sus resultados, tal como lo demostró el peronismo, en todas sus manifestaciones, pecan por el “voluntarismo” puesto a disposición de la concentración de poder, buscan los resultados que se ajusten al “relato”, aun cuando sus magros resultados se pongan en evidencia como dice con claridad contundente Jorge Fernández Diaz. La Matanza, ubicada en la Provincia de Buenos Aires, es la mejor muestra que desnuda el fracaso ideológico de un modelo que carga de autoritarismo nuestras vidas, y que abandonó el modelo que Juan Bautista Alberdi pensó para nuestra Constitución Nacional y, cuando se respetó su letra y espíritu, nos llevó a estar entre los diez primeros países dentro del concierto de las naciones, hasta que el peronismo llegó y se apoderó del poder con sus mitos. Es importante saber que si cambiamos el rumbo hacia la libertad, poniendo nuevamente al individuo en el centro de escena, respetando la ley y los derechos garantizados en la CN y fomentamos el interés en hacer “gestión” tanto en el ámbito público como en el privado, habremos iniciado un nuevo camino hacia la prosperidad y mejor calidad de vida de los argentinos. El efecto pos pandemia, nos pone ante este nuevo gran desafío, si no queremos repetir los mismos fracasos. Maria Emilia Cevasco, abogada. Coordinadora de Profesionales Justicia de Banquemos.
0
0
79
milliecevasco
13 abr 2020
In Discusiones generales
Los camaristas propusieron elaborar un protocolo específico para las cárceles. En territorio bonaerense instaron a conceder arresto domiciliario a los presos de mayor edad. https://www.pagina12.com.ar/252838-la-camara-de-casacion -busca-proteger-el-derecho-a-la-salud-d Las recomendaciones de la Cámara Nacional de Casación Penal y del Tribunal Superior de Justicia de la Pcia. de Buenos Aires, orientadas a disminuir los riesgos de quienes se encuentran privados de su libertad y en situación de mayor vulnerabilidad ante eventuales contagios por “coronavirus”, responden a las dificultades que generan las deficiencias del sistema carcelario. Todo ello, originado en la necesidad de no descuidar su rol, no poco importante, por cierto- de preservar sus derechos constitucionales y que no resulten agravadas sus condiciones de encierro -Art. 18 CN-. Sin embargo, las limitaciones estructurales que tiene el Servicio Penitenciario Federal, como los distintos Servicios Penitenciarios del interior del país, no son ajenos a los gravísimos problemas económicos que arrastra la economía nacional, desde hace ya varias décadas. En este contexto, cabe destacar que la sociedad toda ve cercenada sus derechos civiles pues la libertad ambulatoria, la libertad de trabajo, la libertad de circular libremente por el país (garantizados en el art. 14 de la Constitución Nacional), como así también las limitaciones de celebrar reuniones sociales, familiares y afectivas, se encuentran condicionadas con la única finalidad de protegernos del Covid-19 y contribuir al cuidado de la salud pública. Cabe destacar también que en el supuesto caso de no acatar lo dispuesto por el decreto del PEN, que impone el aislamiento social, preventivo y obligatorio, puede acarrear sanciones de tipo penal; y que de hecho ésta situación ha originado aproximadamente 38.000 casos, entre detenciones y/o procesos penales, con altas penas cuando la inconducta ciudadana pone en riesgo la salud pública. Por ello, entiendo que los interlocutores de los detenidos , las clase dirigente toda, como así también los organismos de derechos humanos en lugar de fomentar, entre los reclusos, “ilusiones” de libertad frente a este contexto de excepción, deberían concientizarlos en que no son ajenos de cuidarse y de cuidar al resto de sus pares, porque ellos también forman parte de la sociedad en su conjunto. Que sus riesgos no son diferentes al resto-pues es claro que aun en los lugares más vulnerables el hacinamiento es un común denominador- y que el país también requiere de sus esfuerzos, como el de todos los demás ciudadanos. El estado de excepción en el que estamos todos los argentinos, como en el resto del mundo, provocado por el Covid-19, no puede ponerlos en mejor posición cuya libertad está restringida, con las garantías del Estado de Derecho, y se vean en mejor situación que los ciudadanos que cumplen con la ley, quienes ven limitadas sus posibilidades de trabajo, de llevar el pan a sus casas y que ellos, en su estado de detención, tienen garantizado. Respetando la función que le cabe a los magistrados, que deberán evaluar los pedidos que le sean formulados, el análisis está dirigido a poner énfasis en este contexto, pues dadas las dificultades y extensión que requerirá la cuarentena, se evite ser laxos y tener que luego tal vez arrepentirse, por adelantar la libertad a quienes no podrán ser controlados por falta también de infraestructura, y escapen nuevamente a la ley - quedar en rebeldía-, cometan nuevos delitos al resultar beneficiarios de los derechos que pretenden obtener en la emergencia. Como así también, en aquellos casos a quienes les han sido otorgado el uso de celulares, para facilitar sus vínculos familiares, lo utilicen para amedrentar o amenazar a sus víctimas, tal como ya ocurrió en el caso Píparo. Por último, y no menos importante, debemos resaltar que se debe priorizar, al momento de tomar las decisiones, cuando las circunstancias así lo requieran, que se preserven los derechos de los niños, niñas y adolescentes, como así también de las mujeres que resulten víctimas de violencia de género y/o violencia familiar según se trate, extremando los recaudos necesario para ellas. Maria Emilia Cevasco. Abogada, Coordinadora Equipo Banquemos Justicia
4
0
468
milliecevasco
10 abr 2020
In Discusiones generales
“Sin ejecución de nada valen las grandes ideas, los procesos de cambio o el liderazgo efectivo” (Pasión y Gestión CABJ. Mauricio Macri Alberto Valve Andres Ibarra, Pág.148- Ed Aguilar, feb.2009). Al leer estos conceptos me llevaron a la reflexión de que el gran cambio en la forma de gobernar que se originó a nivel nacional en el periodo 2015/2019 fue clave en su gestión la ejecución. Así pues, durante ese periodo tener una mirada al futuro, acordando con los “fondos buitres”, ejecutando obras ya iniciadas, continuar y mejorar planes sociales desactivando el clientelismo; iniciar y concluir en tiempo y forma obras públicas, agregar nueva infraestructura necesaria para reducir distancias y costos operativos, etc.-, mientras además se presidia el G 20, poniéndonos ante las puertas del mundo globalizado, para vendernos en todas nuestras potencialidades, activó un motor social y cultural que se había perdido. Los argentinos, llevados por una pasión desmesurada, descarrilada y podría decirse que a veces perversa, nos condujo otra vez al fracaso. No supimos o no quisimos verlo. La verdadera pasión, juega como un impulso interior que nos mueve a concretar acciones positivas. Como señala el psiquiatra Enrique Rojas “el amor autentico consiste en una pasión inteligente. Las pasiones son algo bueno, pero deben ser ordenadas contenidas y canalizadas para llevar a realidades positivas y conducentes. Las distintas pasiones del individuo no deben ser excluyentes entre sí sino confluentes hacia logros personales, sociales y organizacionales. De no serlo, o ser mal manejadas pueden ser contraproducentes”. Es por ello que inspirados en la ejecución y en la verdadera pasión es hora de revalorizar la importancia de nuestros valores acuñados en la Constitución Nacional, tales como la libertad del individuo, el respeto a la propiedad privada, el libre comercio, el derecho al debido proceso, el derecho a la igualdad e integración al mundo, ejecutando y respetando cada palabra de la Carta Magna -con sus puntos y sus comas-, cumpliendo y haciendo cumplir los frenos y contrapesos de sus tres poderes. Poniendo pasión en la República, y ejecutando cada día nuestras convicciones, pondremos con ello a nuestra Argentina de pie,,y le devolveremos a sus habitantes el progreso adquirido, en aquellos tiempos en que así se hizo. Maria Emilia Cevasco Ferré. Abogada y Coordinadora del Equipo de Profesionales Banquemos Justicia.
2
2
265

milliecevasco

Más acciones
bottom of page